eyc
Newsletter
Por favor, ingrese un email válido

En el edificio del antiguo Palacio de Correos y Telégrafos se erige el monumental Centro Cultural Néstor Kirchner, un proyecto del estudio B4FS, convertido en el emprendimiento de infraestructura cultural más importante de Latinoamérica, ocupando una superficie total de 100.000 m².

Monumental y vanguardista, lo que vemos en imágenes es el Antiguo Palacio de Correos y Telégrafos, completamente restaurado y transformado en uno de los centros culturales más grandes del mundo.
La propuesta del estudio B4SF fue la ganadora entre 40 concursantes internacionales para llevar a cabo este proyecto de refuncionalización y restauración de este edificio emblemático (declarado Monumento Histórico Nacional en 1997 ) recuperado por el Estado durante la gestión de Néstor Kirchner, para ser transformado en un centro cultural destacado a nivel internacional; no sólo por su superficie de 100.000 m², sino por la variedad de sus salas que permiten la inclusión de todas las artes y de todo tipo de público.
La obra inaugurada en el marco de las celebraciones por un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, que pone de manifiesto el valor arquitectónico del edificio, con un proyecto en el que se combinan los estilos clásico y moderno, es producto del trabajo mancomunado de los ministerios de Cultura y de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación –a través del Plan Nacional Igualdad Cultural.  
El trabajo de “refuncionalización y puesta en valor del Palacio de Correos e ideas para su entorno urbano” se inició en 2009, a partir del concurso que ganó el estudio platense B4FS, que integran los arquitectos Enrique Bares, Federico Bares, Nicolás Bares, Daniel Becker, Claudio Ferrari y Florencia Schnack.


“Nosotros hablamos siempre de que un edificio funcionando debe ser de algún modo constructor de conciencia, debe lograr un nivel de conciencia superior para que la generación que viene, cuando disfrute del edificio, cuando lo haga suyo, dé un salto cualitativo importante”, sintetiza su objetivo el arquitecto Enrique Bares.
De esta manera, el área noble fue restaurada para albergar los nuevos programas culturales, mientras que el área industrial fue parcialmente modernizada y horadada para generar el vacío que aloja la gran sala sinfónica, la sala de cámara y el museo. Por otra parte, se desarrolló un sistema de espacios públicos que vinculan los programas culturales contemporáneos con las áreas más significativas del edificio histórico; y se desarrolló la revalorización de la Cúpula, transformándose en el emblema del espacio cívico nacional, faro de la cultura del pasado, del presente y del futuro.   
Las obras de restauración y puesta en valor incluyeron las cuatro fachadas del edificio y todo su interior; amplios salones ceremoniales, recuperación de luminarias, ascensores, teselas francesas, herrería y carpintería en general.
Además, en concordancia con la propuesta cultural del edificio,  se crearon una serie de espacios atractivos como La Ballena Azul, una gran sala de música sinfónica para 1.750 espectadores; una Sala de Música de Cámara para 540 personas, y una estructura vidriada colgante que emula una Gran Lámpara –objeto que le da nombre– sostenida desde un entramado de vigas Vierendeel. Y la mencionada Cúpula desde donde se puede ver toda la ciudad.
Las nuevas incorporaciones arquitectónicas y las obras llevadas a cabo en el edificio no dañaron el estilo neoclásico de esta joya arquitectónica proyectada por el francés Norbert Maillart, que comenzó a construirse en 1889 pero que recién se inauguró en septiembre de 1928.
Un proyecto anclado en la democratización de la cultura, que será escenario de una programación amplia, diversa y de calidad. Por su infraestructura a la altura de los principales centros culturales del mundo, y dotado de la última tecnología; por la magnitud de la obra, por la proyección minuciosa de cada uno de los espacios que lo integran, por su relevancia para generaciones presentes y futuras, por eso el Centro Cultural Kirchner lleva impreso los dos adjetivos que titulan esta nota: monumental y vanguardista. •


LA GRAN LÁMPARA

La Gran Lámpara tiene dos niveles para exposición de arte, ambos niveles cuelgan desde el techo. Las paredes están totalmente vidriadas para simular una gran lámpara colgante. Esta pieza arquitectónica cuelga con sus dos plantas desde la estructura de vigas Vierendeel a través de tensores de acero, permitiendo la visualización de su conformación geométrica tridimensional desde distintos planos.  Su gran especialidad brinda la flexibilidad necesaria para adaptar diversas manifestaciones artísticas. Su materialidad, paneles que varían su transparencia con efectos de la luz, permiten aislarlas o vincularlas con los diversos espacios del Centro Cultural.


LA CÚPULA

La Cúpula resultó de la recuperación de un espacio residual que mantuvo su estructura, en la que fueron reemplazadas las pizarras (tejas) por un vidrio facetado que, junto a un sistema lumínico computarizado (de luces de led) se convierte en un atractivo para la ciudad. Este lugar de usos múltiples cuenta con mobiliario móvil, un escenario levadizo con luces escénicas, bancos laterales de pinotea y un exclusivo sistema de refrigeración.  En lo más alto del edificio, el techo, ahora convertido en miradores, se abre para apreciar la ciudad y el río desde La Cúpula o desde el restaurante temático que en unos meses abrirá sus puertas.


LA BALLENA AZUL

Una sala de música sinfónica para 1.750 espectadores, distribuidos interiormente en 3 niveles o bandejas. Uno de sus principales atractivos es un órgano tubular fabricado en Alemania por la firma Klais que fue especialmente diseñado para esta sala. La superficie es de 2.200 m² y el escenario ocupa 250m². Esta sala emerge suspendiéndose en el aire como un elemento monolítico. Los accesos se encuentran distribuidos en 3 niveles correspondientes a los pisos existentes del segundo entrepiso y piso, accediendo desde el sector del anillo circulatorio ubicado del lado de la calle Sarmiento.

Fuente: prensa centro cultural kirchner
www.culturalkirchner.gob.ar
Fotos: arq. Heber Guruciaga

 

Suscribite a nuestro newsletter y recibí noticias de arquitectura y decoración

Por favor, ingrese un email válido
Arquitectura y decoración

datafiscalTel. 0800.666.0983
+54.0221.483-0074
Fax: +54.0221.422-5938
Av. 19 #668, Torre 1 PB (B1900TQM)
La Plata, Buenos Aires, Argentina